La gestión del talento en las empresas

Redacción

Desde EducaciOnline reúnen algunas claves para que los directivos de las empresas puedan gestionar con éxito el talento de sus trabajadores.

imagen La gestión del talento en las empresas

Los tiempos han cambiado y con ellos la forma en la que se gestionan los negocios. Actualmente, el mayor valor de las empresas son los profesionales que componen su fuerza de trabajo. Por esa razón, la gestión del talento empieza a ser una cuestión muy importante dentro de la gestión global estratégica de las empresas. Las organizaciones buscan formas innovadoras y efectivas para retener el talento y potenciar las capacidades de sus profesionales.

Desde EducaciOnline señalan que la gestión del talento debe considerarse como la primera inquietud de los equipos directivos en las organizaciones. De su gestión depende la posición de la empresa en un mercado global y competitivo, donde el capital humano es lo que diferencia a una organización de otra.

La gestión del talento se desarrolla en varias fases que forman parte de un proceso complejo. Las fases son las siguientes:

1. Reclutamiento: Estas actividades de selección y “recruiting" (reclutamiento) se centran en cubrir las necesidades de la empresa para afrontar su carga productiva con el personal adecuado. Se hace necesario el análisis de la plantilla, trabajo que por lo general, realiza el departamento de recursos humanos. En este aspecto hay que tener en cuenta el uso de las nuevas tecnologías y de la red a la hora de realizar una selección de personal.

2. La evaluación: A través de la medición de consecución de objetivos y generación de valor, se va evaluando el desempeño de cada trabajador y de cada equipo. A pesar de que son cada vez más las empresas que cuentan con sistemas para evaluar el desempeño, todavía son muy pocas las que evalúan el potencial de cada trabajador, y menos aún las que cruzan estos datos con la evaluación de objetivos logrados. Si lo hicieran, se podría realmente medir el talento.

3. Desarrollo de las personas: Son todos los esfuerzos que realiza la organización para promover el desarrollo profesional de sus empleados. Como por ejemplo, favorecer su movilidad dentro del área o entre departamentos, ayudarles a formarse, etc. Estas iniciativas van cobrando protagonismo y se han ido desarrollando en las empresas interesadas en la gestión del talento durante los últimos años.

4. Retención del talento: La suma de una buena política salarial y otras iniciativas relacionadas con la motivación y la generación de compromiso, contribuyen a tener una relación empresa y empleado sólida y perdurable en el tiempo. Para ello, es necesario que el equipo encargado de la gestión del talento se ocupe de conocer cuáles son las verdaderas motivaciones de los empleados.

La gestión del talento es la clave para la diferenciación en el mercado actual, aunque no siempre se consigue. La principal razón es la falta de agudeza para reconocer el talento. A veces el jefe no sabe rodearse de un buen equipo y sin ello, la competitividad es algo muy difícil de conseguir.

Por otro lado, la jerarquía rígida puede ser otro de los obstáculos para la gestión del talento, que podría quedar relegado por las formas de trabajo interno y procesos poco flexibles.

Fuente: blogderecursoshumanos.es

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad