Brainswarming, una alternativa al brainstorming

Sofía Riesco

Este método propone la generación de ideas en grupo basada en la interacción silenciosa. Utiliza las ideas de otros sin recurrir al contacto directo entre los miembros de un equipo de trabajo.

imagen Brainswarming, una alternativa al brainstorming

Si el brainstorming o “lluvia de ideas" se basaba en proponer ideas y resolver problemas de forma grupal, el brainswarming o “enjambre de ideas" pretende que los miembros de un equipo disperso geográficamente genere ideas de calidad mediante una interacción silenciosa.

El método fundado por Tony McCaffrey propone otra forma de trabajar en equipo. El objetivo es identificar ideas previamente ocultas en la declaración de objetivos que no permitían ver otras soluciones de carácter innovador.

Se basa en utilizar un proceso estructurado que identifique todos los recursos disponibles que ayuden al equipo a buscar soluciones innovadoras. Según explican en Randstad, los miembros del equipo de trabajo aportan sus ideas mediante notas de papel, creando un gráfico que permita acercarse al problema de una forma general y a la vez centrarse en apuntes concretos.

De este modo se genera un gráfico jerárquico, donde el objetivo final se coloca en primer lugar, seguido de los sub-objetivos y los recursos necesarios. El propósito es crear una solución sólida, homogénea y eficaz a través de la interacción, fusión y mejora de las ideas aportadas.

Básicamente, el brainswarming se basa en aprovechar las ideas de otros sin recurrir a una interacción directa. Mediante el conjunto de papeles que muestran las ideas de cada miembro del equipo se crea una estructura tanto vertical como horizontal. Los participantes pueden hacer sus aportaciones en la dirección que deseen, de manera que cualquiera puede aprovechar las aportaciones anteriores.

A través de este método los miembros del equipo no se comunican verbalmente con los demás, por lo que las personas que no suelen expresar sus ideas o hablar en público pueden hacerlo a través de las notas.

En este proceso tampoco hace falta reunirse en una sala o que todo el equipo esté presente, sino que puede ser una actividad continuada en el tiempo. Según Randstad, con esto se consigue un trabajo en paralelo que incide positivamente en la productividad de cada uno de los participantes.

El resultado final será un árbol de ideas del que se podrán sacar conclusiones definitivas gracias a las aportaciones de cada miembro. Uno de los objetivos de este método es aumentar el dinamismo a través de la colaboración.

Fuente: Randstad

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad