El COITIG ayuda a las pymes industriales con dificultades a ser más competitivas

Sonia Pascual

Ingenieros técnicos industriales colaboran de forma desinteresada para incrementar la productividad del tejido industrial valenciano

imagen El COITIG ayuda a las pymes industriales con dificultades a ser más competitivas



El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado de Valencia (COITIG) ha puesto en marcha una iniciativa dirigida a ayudar a las pymes valencianas del sector industrial manufacturero que atraviesan por dificultades. La idea surge en el seno de la Comisión de Gestión Industrial del COITIG, y tiene por objeto incrementar la productividad de estas empresas, especialmente aquellas con menos de veinte trabajadores que no cuentan con ningún ingeniero en plantilla, ayudarles a ser más competitivas y plasmar en un documento todos aquellos aspectos susceptibles de cambio o mejora.

La iniciativa, pionera, está dirigida al sector industrial manufacturero de la provincia de Valencia y, dentro de éste, a sectores como el del metal, plástico, mueble o cerámica, entre otros. El COITIG ha iniciado ya el trabajo con una industria dedicada a la fabricación y comercialización de vidrios, y pretende extenderlo a otras tres empresas en lo que queda de año, en una primera fase y como experiencia piloto.

Mayor productividad, más empleo

No sólo se trata de mejorar la productividad de estas empresas, algo esencial para su futuro inmediato, sino que además esta mejora repercute directamente en la posibilidad de contratar a más personal. Juan Medina, secretario de la Comisión de Trabajo de Gestión Industrial del COITIG, explica que esta iniciativa contribuye también, de forma indirecta, a reducir las tasas de desempleo en la Comunitat Valenciana. Y pone un ejemplo: "Hemos comprobado que en una empresa de diez trabajadores, incrementar un 10% su productividad implica que pueda contratar a un nuevo trabajador. La proporción es relevante si tenemos en cuenta la gran cantidad de pequeñas empresas e industrias que podrían beneficiarse de ello, y el número de puestos de trabajo que se podrían generar". Y añade: "Si cuando uno está enfermo lo lógico es acudir a un médico, cuando una industria está enferma el que mejor puede ayudarle es un ingeniero".

Informe Técnico

De forma desinteresada, un grupo de ingenieros técnicos industriales visita a una selección de pequeñas industrias para elaborar un diagnóstico con propuestas concretas de mejoras. El trabajo incluye una primera toma de datos en planta a lo largo de una mañana, la revisión de más de 40 parámetros preestablecidos, una entrevista con el gerente y otros trabajadores, toma de imágenes y recogida de información sobre la empresa. A partir de ahí los técnicos elaboran un Informe Técnico que es cotejado posteriormente entre todos los miembros de la Comisión de Trabajo para pulir los detalles. Una vez cerrado, se envía a la empresa a modo de diagnóstico de su situación actual, con una batería de propuestas estructurales de mejora. La decisión de ejecutar o no esas acciones compete a la empresa, que puede para ello contratar a quien desee, o solicitar al COITIG un ingeniero de su bolsa de trabajo, integrada por profesionales habituados a resolver este tipo de situaciones.

A grandes rasgos, el Informe aborda aspectos de logística industrial (organización, escandallos, distribución en planta, señalización, desplazamientos, seguridad...), mantenimiento (repuestos, maquinaria, gestión de averías...), costes y calidad, formación del personal, motivación, liderazgo, rentabilidad, mejora continua y situación económica, entre otros.

Cristales Berca, ubicada en Alginet, ha sido la primera empresa en beneficiarse de esta singular iniciativa. Con 19 personas en plantilla y una facturación de 1,36 millones de euros, la auditoría técnica apunta en su caso a un ahorro anual mínimo de 150.000 euros con la introducción de una serie de mejoras.

La próxima empresa en recibir la visita de los técnicos ya está seleccionada y el trabajo se ejecutará después de verano. En una primera fase, el objetivo es abordar cuatro empresas o industrias al año, en las que intervendrían de forma desinteresada los propios miembros de la Comisión de Trabajo. Para una segunda fase se baraja la posibilidad de abrir esta iniciativa a todo el colectivo, así como a otros colegios profesionales.

Fuente: Departamento de Comunicación de COITIG Valencia

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad